Blogia
marte

Sonetos agradecidos (II)

Sonetos agradecidos (II)

Es verdad que a tu espíritu altanero
nada le dejó mi fugaz presencia,
que me mirasye toda indiferencia
casi como se mira a un pordiosero.

Es verdad que al instante quedó trunca
La perspectiva azul de aquella tarde
que desde entonces el corazón arde
por esta herida que no cierra nunca.

Mas te doy gratitud como a ninguno
sintiéndote llegue hasta la fortuna
que jamás alcanzara de otro modo,

pues me diste, quizás de tus desdenes,
la clave del más grande de los bienes:
¡ Desde que sé soñar lo tengo todo !

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres